Miedos Sexuales Masculinos

Hombres y mujeres viven, conocen y disfrutan de forma diferente la sexualidad. Durante la adolescencia las mujeres tienen pena o vergüenza del tema; mientras que los hombres llegan a presentar curiosidad y competencia en el tema. También en esta etapa se sabe que hombres pueden  hablar de sexo con amigos, y también conocer algún tipo de material sexual, donde van aprendiendo.

Al mismo tiempo cuando el hombre si ha hablado del tema, ha visto algún material o tiene información,  también se van creando algunos miedos que le pueden afectar su desenvolvimiento sexual, su satisfacción o hasta la relación en pareja.

De los primeros miedos que van surgiéndole en la adolescencia es que el tamaño de su pene sea el correcto. Esto surge de compararse con los actores de pornografía, o creer el tamaño que dicen los amigos que tienen. Esto les puede crear algún complejo y miedo a la hora de estar con alguna pareja para mostrarse desnudos.

Un miedo que cuando empiezan a tener relaciones sexuales se les despierta es: como saber si la pareja tiene o no un orgasmo, y si lo que hacen produce placer. De nuevo este miedo se empieza a dar cuando al estar en pareja, se dan cuenta que ella no responde o actúa de la misma manera que las mujeres de las películas. Y se le suma que conoce poco sobre las reacciones del cuerpo de la mujer. Puede que este miedo le provoque no entregarse a una relación de largo plazo, o al preguntarle a  la pareja como la ha pasado, no le crea y le provoque desconfianza.

Mientras van adquiriendo experiencias, además de escuchar las historias de los amigos, hay dos miedos que pueden darle grandes consecuencias a su hombría: la eyaculación precoz y problemas con su erección. La eyaculación precoz, puede no se haya percatado del tiempo, hasta que alguna pareja no quedo satisfecha o le hizo algún comentario de que era “egoísta”, y de ahí empieza a analizar y ver que si eyacula antes de lo que quiere. Ahora el problema de erección, puede darse porque el hombre se compara al imaginar o pensar que su pareja ha estado con alguien más antes, o se siente de menos en alguna área frente a su pareja y cree que “debe” demostrar que si puede ser hombre, y esta presión mental, le llega dar ansiedad que le provoca la falta de erección

Responder