QUE ES UN BUEN AMANTE

¿Cómo ser un buen amante? Realmente no existe, aun, una formula sagrada, recomendaciones, o un libro que de paso a paso como lograrlo. Esto llega a ser difícil de dar un manual para todos o todas, por diversidad de personalidades, de personas, de gustas, de preferencias, y de lo que significa la palabra “buen amante” para cada quien.                 Ya que no tiene el mismo significado para cada persona o en cada momento lo que es ser buen amante, algo que se puede si tomar en cuenta y como primer punto es que no importa la cantidad de encuentros, o parejas, sino mas bien la calidad, que estos hayan sido.

Algo que también puede hacer la diferencia en cuanto al ser buen amante, es el ser hombre o mujer. Ya que las expectativas, deseo e intereses pueden ser diferentes. Aunque no todo es regla, la mayoría de los hombres pueden tener un deseo mas físico y constante, es decir puede ser todos los días; para la mujer es más interesante que el sexo sea más afectivo con mas intereses, además de tomar en cuenta el ciclo menstrual, que en algunas mujeres si puede afectar.

Aun con estas diferencias, si se pueden dar estos puntos claros para empezar con su propio manual de ser un buen amante:

  1. Conocer el propio cuerpo: Cuando uno logra conocer bien los propios gustos, el ritmo, y que gusta y no gusta. Se puede lograr compartir a la pareja, entonces al estar en la relación no es como encontrar un nuevo tesoro, sino que ya hay un mapa que puede ayudar para ir descubriendo. El tener conocimiento del propio cuerpo, sensaciones y placer, se logra tener más libertad para posiciones.
  2. Tener tiempo: Lo ideal para una buena sesión de cama es tener tiempo disponible. No tener que andar corriendo. El tiempo les da la oportunidad de descubrir, y poder innovar en la cama. Cuando se anda corriendo se pueden pasar por alto algunos puntos o sensaciones, pero cuando se tiene tiempo para compartir, el placer puede ser increíble. Con tiempo disponible el preámbulo puede aprovecharse mucho más.
  3. Preámbulos: Un buen amante sabe que tanto para hombres y mujeres el preámbulo es importante, aunque el tiempo para hombres y mujeres es diferente. Siempre es importante que tanto tiempo se tomen para conquistar, para seducir, para jugar, para ir creando el ambiente y las condiciones necesarias para la relación. En un preámbulo se deben de tomar en cuenta todos los sentidos, tanto para usarlos como para lograr despertarlos. Lo importante es que no sea siempre el mismo patrón, porque puede terminar por aburrir.
  4. Espontaneidad: Este va de la mano con la creatividad. En la intimidad no debe estar organizada y planeada, porque eso lo puede hacer aburrido. La espontaneidad se debe dar desde las caricias, los besos, posiciones, sonidos y deseos. Es aprender a jugar en la cama, donde el fin es el disfrutar del placer, y eso hace que se vayan uniendo más.
  5. Seducir: La seducción no solo es hacia la pareja, sino también hacia uno mismo. El jugar con el cuerpo, donde se puede acercar y alejar. La seducción no solo es con la actitud, sino con el disfrutar el cuerpo para llamar a jugar.
  6. Usar todo el cuerpo: generalmente usamos solo las manos y la boca en una sesión de cama, pero también puede ser interesante, nuevo y estimulante, el usar el cabello, las uñas, los pies, y todo el resto del cuerpo para acariciar, y disfrutar. Cuando se usa todo el cuerpo se logra más creatividad y también nuevas formas de seducción.
  7. Combinación de ternura y pasión: La ternura demuestra los sentimientos y el que la persona con quien compartimos el cuerpo nos importa. La pasión será la entrega, el disfrutar, el no ponerse límites.

 

Aun sabiendo que el disfrute de la sexualidad no es algo de manual o de que siempre seguir el mismo patrón, si es bueno el lograr una buena comunicación en pareja donde la retroalimentación sea lo que ayude para cada siguiente encuentro. Es decir que lo que puede ir ayudando a ser cada vez un buen amante, es que con la pareja se logren compartir que gusto, que se disfruto mas, que se quisiera repetir y que hace falta. Es decir el lograr tener una comunicación abierta, para disfrutar ambos.

Responder