ZONAS EROGENAS… LAS MISMAS Y MISMAS REACCIONES

Las zonas erógenas sabemos que son los lugares más sensibles del cuerpo, donde cuando se estimulan de alguna manera, la reacción puede ser muy satisfactoria. Pero también hay que saber que entre  hombres y mujeres las zonas erógenas pueden ser las mismas pero también hay que reconocer que hay diferencias, que si no se reconocen pueden llegar a causar diferentes o problemas en la intimidad del cuarto.

La piel de la mujer es más sensible que la de los hombres, y sumándoles que tiene menos vellos la forma como  se estimula debe ser diferente. Por ejemplo, la piel del hombre es más gruesa, con más musculo y vellos, esto hace que si se acaricia muy suave, en lugar de excitación cause cosquillas.

Cada persona es un mundo, con sus gustos y preferencias de caricias y también de lugares o estímulos que necesita para lograr la excitación sexual. Pero hay situaciones concretas que podrán ayudar a identificar los gustos y formas que cada sexo puede ser estimulado.

Empecemos con los hombres. Los hombres son prácticos, para ellos las cosas son o no son, no le dan tantas vueltas en la cabeza. Por eso cuando se trata de zonas erógenas y estimulación se ve reflejada. Su estado emocional no siempre impacta o afecta su desempeño sexual, como les pasa a las mujeres. En ellos es hasta predecible que cuando hay un estimulo que les agrade o caricia que les provoque, habrá una respuesta física a está. También en los hombres se puede ver que casi para todos los hombres el glande sea la zona más sensible y erótica que tienen, al estimularla siempre habrá una reacción.

Para las mujeres sí que es diferente y también más complicado en cuanto a las zonas erógenas. Los cambios externos si afectan directamente a la mujer en sus reacciones y estimulaciones sexuales. La sensibilidad que la mujer tiene en zonas erógenas, si depende de su estado de ánimo, y de los cambios hormonales durante su ciclo menstrual. Por eso es que para la mujer los preliminares son importantes, porque pueden ayudarle a dejar por un lado lo externo y concentrarse en los que en ese momento está percibiendo. Con ellas no solo es algo de técnica o seguir algún patrón, sino de sensibilidad, donde se pueda tomar el tiempo para explorar y estar atento a las reacciones que se van dando.

Pero algo también que es real, es que las mujeres son más agradecidas que los hombres en cuanto al placer obtenido y la dedicación prestada en cada encuentro. Así como leal a las reacciones y sensaciones que se han brindado.

Algo que tanto hombres como mujeres tendrán una reacción diferente e inesperada, es a jugar con los sentidos cuando se esté explorando el área genital. Frio o calor, aceites especiales para masajes o estimulación genital, o tapar los ojos, ayudara a que se enfoquen mas en estas sensaciones diferentes que se dan, y no solo en donde se les este acariciando.

Responder